ORO Y NEGRO.jpg

Dryadalis

Humanos, elfos, feéricos y mareas conviven en la bulliciosa ciudad de Luzaria. Pero cuando el Toque de Queda suena, las calles quedan desiertas y en el oscuro barrio amurallado de Noctia, las puertas se abren: nigromantes, brujos, vampiros, licántropos y demonios pueden campar a sus anchas por la ciudad lúzara al amparo de la Ley Común, que justifica cualquier acción que lleven a cabo entre la medianoche y el amanecer.

 

Y es que lúzaros y noctis llevan años impulsando acciones con el fin de potenciar los lazos entre ambos mundos, separados solo por el enorme muro que encierra Noctia en su interior: el imperio de la noche. La Ley Común engloba también el denominado Intercambio.

 

June es una joven humana que pasará el próximo año de su vida viviendo en Noctia, mientras que Tayr, un enigmático brujo, lo hará en su casa, bajo su techo y junto a su hermano Adrien, cuya curiosidad hacia él crecerá al mismo tiempo que una incontenible atracción, pero. ¿Quién es realmente Tayr?

00:00 / 03:23
1612562450.png
 

reo

Una vez rota la Ley Común, el Muro de Caronte ha quedado sellado. Los noctis ya no son bienvenidos en Luzaria y tampoco los lúzaros lo son al Imperio de la Noche, pero algo sigue gestándose a uno y otro lado de la silenciosa mole de piedra, donde los secretos se destapan.

Adrien es incapaz de dejar de pensar en Tayr a pesar de todo lo ocurrido. June sabe que poner la verdad sobre la mesa llevará a su hermano a tomar la decisión más difícil de su vida, pero los acontecimientos se precipitan y Adrien está dispuesto a todo por defender lo que siente y a aquel por quien lo siente. 

Las monedas con las que se paga el paso a Caronte serán esenciales para moverse con ciertas garantías en un mundo cubierto de intrigas e intereses cruzados; no solo poque el barquero ha salido de paseo, sino porque todos desean hacerse con los arkanais; enemigos y aliados parecen guardar un fin común: Romper la maldición y la libertad de las terras del imperio. ¿Qué puede haber de malo en ello?

"No hay peor cárcel que una mente atormentada ni mayor laberinto que un corazón roto". 

 
1618156901.png

praes

La guerra se fragua a los dos lados del Muro de Caronte, una frontera cada vez más difusa. Las diferencias fragmentan la unión en Luzaria, mientras que en Noctia despiertan males oscuros, largamente adormecidos, recursos desesperados con altos precios como reclamo.

June está en medio de esa frágil frontera que se cae a pedazos y su corazón y su cabeza dirimen mil batallas atroces que la llevarán hasta los más básicos orígenes de cada bando.

Por su parte, Adrien está decidido a quedarse para apoyar a Resryon y afrontar lo que venga con todas las consecuencias. Su nueva condición le otorga mayores garantías ante el conflicto que se avecina, pero aún necesita algo más si quiere poder aportar a la lucha.La alianzas se tambalean, son frágiles y al final, solo queda aquello que se antoja tan insignificante que nadie contó con ello ni lo consideró un peligro: la Praes. La legión de formación puede albergar claves que nadie sospechaba y los más jóvenes e inexpertos pueden convertirse en un último asidero. 

Demasiado arriesgado. Demasiado improbable. Pero Resryon parece dispuesto a todo. Y Adrien no puede dejar de preguntarse si el amor es capaz de imponerse en un corazón lleno de odio.

 
1618156927.png

kaisar

Cien noches después, la Vía Negra ha vuelto a convertirse en un río y Caronte se prepara para surcarla, dando continuidad a una maldición ancestral. Resryon tiene claro que será la última vez que ocurra. Pero lejos de buscar los arkanais que le faltaban por las buenas, está decidido a invadir cada terra. En ese camino de sangre, Adrien puede ser algo que haya perdido para siempre. O quizás algo que jamás se resigne a perder.

¿Y si el Muro de Caronte fuera solo una presa? ¿Y si el curso del barquero fuera más allá? ?¿Y si sucediera lo mismo con las respuestas largamente buscadas?

Luzaria puede ser la luz que se vierta sobre la oscuridad de Noctia.

"Aunque nadie más la conozca, aunque nadie hable de ella, la historia que escribiremos juntos será una jodida leyenda"

1618157000.png
 

leggion

 

CINCO AÑOS ANTES DE LA SAGA PRINCIPAL: 

Las terras brujas de Catarno y Domarna han caído bajo el dominio del imperio de Ántico. Para el príncipe Zarik aceptarlo no será sencillo, ni siquiera ante las implacables exigencias de su madre, la reina Lánarkel.

Por si la subordinación resultase poco, Zarik ha de ver cómo Resryon Vakko, el hijo del emperador invasor y brillante general, pese a su juventud, de las legiones Áureas que los han sometido, se pasea por su casa con indolencia y hasta con desprecio.

«Un día te haré llorar lágrimas de sangre», le jura el príncipe domarnés a su llegada. Y esa ocasión se presenta cuando una joven llamada Liatli Hassul le pide ayuda para arrancar del trono ántico a Doroyan Vakko y su estirpe. Ante aquella oferta por la que tiempo atrás hubiera matado, solo se interpone una cosa: los sentimientos que han nacido hacia Resryon. ¿Serán suficientes para rechazar la libertad de los suyos? ¿Y si traicionar esos sentimientos no dependiera de él?

arkanai

1613293274.png

Entre las ruinas de la antigua catedral élfica, June encuentra una vieja moneda dorada que encierra la rúbrica de un pacto ancestral. Y es que, a pesar de ser distinta a las trece que protagonizaron sus más recurrentes pesadillas en los últimos meses, no le cuesta reconocerla: es un arkanai, las monedas que sellan los pactos alcanzados con Caronte. Si la moneda sigue allí, en Luzaria, es porque uno de ellos aún no se ha saldado.

Cuando Adrien se entera, decide no contarle nada a Resryon, cuya situación en Noctia es más que complicada: no todas las terras están dispuestas a olvidar y firmar tratados de paz, y el miedo a una nueva guerra se convierte en un fantasma que planea sobre las cabezas del propio Res, Anven y Elain, especialmente este último, obsesionado con la idea de no permitir que a Alea le ocurra lo mismo que a Ottana, de quien se sentía responsable.

Sin embargo, los secretos serán imposibles de contener cuando los elfos antiguos lleguen a Luzaria dispuestos a poner en jaque a aquella que los desafió: la reina Lada, cuyo amor por el rey brujo Laubruk podría desatar un nuevo desastre.

 

“Elegís la inmortalidad para estar siempre juntos; yo elegí la muerte para hacer lo mismo”.

1618157041.png

uilmel

 

El tatuaje élfico es una marca destinada a que los amantes que se la trazan se reencuentren en otra vida, una y otra vez. Pero entre los trazos de su tinta se ocultan ancestrales secretos, ecos de leyendas olvidadas por el paso implacable del tiempo.

Y el Uilmel es, precisamente, la única esperanza para Adrien y Resryon. Elegir el paso adecuado, sin embargo, en mitad de la tensión existente se convierte en todo un desafío en el que cualquier mínimo error puede desencadenar el conflicto.

Oscuras fuerzas reclaman su lugar en el Imperio de la Noche y también en las tierras de la luz. Las piezas se preparan para la batalla más antigua del mundo, llegada desde la última puerta.

¿Será el amor suficiente para detenerla? ¿Lo será para afrontarla?

"Esta es la historia de un dios oscuro que se enamoró de la luz".

1612988748.png

velzur

skrive

 
1618156738.png

Tanray Vakko ha logrado la imposible gesta de invocar a Caronte, el barquero de la muerte, al que le ha solicitado la inmortalidad a cambio de un precio que está dispuesta a pagar. La vida en perpetuidad le permitirá hacer suya cada una de las trece terras que conforman el Imperio de la Noche. 

Draydas Vakko es su nieto, un joven indolente ante la ambición de su abuela y también la de su madre. Ambas desean arrastrarlo hacia direcciones opuestas y hasta enfrentadas, pero el chico vive fascinado con aquellos enigmáticos seres que moran entre las paredes del Auditorium, los skrives. Entre sus muros, el príncipe pasa buena parte de su tiempo observando, en especial a una de aquellas muchachas que no hablan sin ser preguntadas, no pueden mentir y no pueden sentir absolutamente nada, aquellas cuyas pieles son lienzos sangrantes para los mensajes de las diosas oscuras.

¿Podrá Draydas apartarse del choque que su madre y su abuela preparan o acaso será una víctima en aquella anunciada colisión? ¿Será capaz de ayudarlo aquella joven incapaz de experimentar la más mínima emoción?

legado

 

La princesa Ladasdir asciende al trono blanco después de que su padre, el rey Yestian haya enfermado gravemente. Los elfos no sucumben ante la muerte, pero sí padecen dolencias y afecciones que lastran y minan su existencia; muchas veces incurables en esos tiempos antiguos. 

Así las cosas, la joven reina debe reunirse con los soberanos del Imperio de la Noche en aras de determinar posiciones ante el complejo equilibrio que allí se vive: terras sometidas al nuevo imperio fundado por la emperatriz Tanray.

Laubrok es el rey brujo de Telasia, una territorio antiguo y modesto en la vasta Noctia, donde su actitud sumisa hacia Ántico, en aras de mantener la paz, no es bien vista, cosa que le ha granjeado muchos enemigos entre su propia gente.

¿Podrá la reina elfa ayudar al brujo a contener las intrigas que se gestan en el seno de su reino? ¿Cuál será el precio de ese apoyo?

1618157275.png

Fénix

 

Liatli Hassul es descendiente de Tanray Vakko, la emperatriz bruja que dio inicio a la cruenta expansión del imperio ántico y también a la maldición de Caronte. A pesar de eso, la joven vive muy alejada de la grandeza y la ostentación de su linaje, pues forma parte de la rama apartada de la dinastía, aquella a la que Tanray ninguneó en su voluntad por dejar clara una línea de sucesión de la que, no obstante, no pensaba hacer uso, debido a a su inmortalidad.


A pesar del ostracismo al que la rama Hassul fue sometida, Liatli no ha dejado nunca de mirar a la todopoderosa Ántico alimentando el deseo de venganza con el que ha crecido, sintiéndose, sabiéndose dueña del trono brujo y su grandeza.


El día de recuperarlo, se acerca, pero consciente del colosal poderío militar de la Vakko, todos los recursos parecen pocos y la noche en la que todo se precipita, los aliados empiezan a fallarle a la joven bruja, poniéndolo todo en peligro. Al fin y al cabo, ¿cómo iba a ser capaz una joven de apenas veinte años de desafiar al imperio brujo?

fenix3d.png
 

Augis

1618157210.png

A los siete años, un niño ántico accede a la Praes, la legión de formación, donde se le instruirá en el arte de la guerra y la Alta Brujería en combate. A los dieciséis, accederá a la Argentum, la legión de plata licántropa. Allí servirá durante un año en el que se dedicará a la guardia de Ántico y conocerá cada rincón de la terra bruja. A los diecisiete entrará en servicio con la Aes, las legiones de estabilización, y viajará a terras conquistadas para conocer su desarrollo en un territorio eminentemente hostil. Será su contacto más cercano a la guerra hasta que, al finalizar los dos años establecidos, accederá a las legiones Áureas, donde entrará en combate. Después de otros dos años allí, a los veintitrés, un brujo podrá elegir entre servir en las Aes o en las Àureas.

Durante la cuarta luna de la tercera era, no obstante, una generación de brillantes brujos rompió todos los tiempos establecidos: Resryon Vakko, hijo del emperador Doroyan Vakko y otros once muchachos más bajo su mando: completaron de forma brillante su instrucción en la Praes a los trece años, cumpliendo el correspondiente ciclo de servicio en la Argentum hasta los catorce. Entonces, accedían a las Aes en terras vampiras y, como nunca antes se había visto, entraban al servicio de las Áureas con apenas dieciséis años. Dos después, ratificaban su voluntad de seguir en las legiones doradas y, cumpliendo de forma brillante durante las campañas de invasión, habían llegado a ostentar el mando de sus propios batallones.


A la generación de oro de la Praes, liderada por Resryon Vakko, la llamaron la Augis. El inicio de la leyenda.

 

Liverna

Las crónicas describían a Liverna como una prisión sin barrotes ni celdas, sin cadenas ni grilletes porque el peor encierro es el que se da en uno mismo, bajo el peso de la culpa y de los reproches.

Poco o nada quedaba de Resryon Vakko cuando el joven general de la Leggio, hijo del emperador traicionado, llegó a los páramos carcelarios de Liverna, más allá de las montañas de Tántanos. Lodazales que lo vieron arrastrarse y llorar; ciénagas que sepultaron la leyenda, desnudándolo hasta convertirlo en un fantasma, en un sombra.

Pero alguien caminó a su lado durante cinco años, silencioso, cuidadoso, leal, entregándole lo único que Resryon necesitaba para alzarse: una razón.

“Puedes perder un imperio y seguir adelante, ¿pero sabes sin qué no puedes continuar? Sin un motivo. Busca siempre un porqué, un algo o un quién por el que merezca la pena luchar”.

Doroyan Vakko

1618157247.png

liverna

 

Oyin es un joven elfo que mora en la región de Cyma, donde los de su especie estudian a los diferentes elementos para aportar sabiduría a su sociedad. El aire es su favorito y en el arpendizaje del viento invierte buena parte de su tiempo.

 

Un viaje a Middoborg, Ciudad de Gobierno y región en la que moran sus padres, lo llevará a conocer a Jills, de la que se enamora perdidamente. La joven elfa forma parte de la Trigésimo Quinta expedición, que partirá a tierras mortales, como es tradición desde tiempos inmemoriales. Y Oyin accederá a acompañarla para no separarse de ella.

 

En Luzaria, el joven será el escogido para llevar a cabo una incursión en la desconocida Átraro en pos de sumar más conocimiento para los elfos, pero todo se trunca cuando Oyin se cruza con Zessa Velzur, la vampira Primigenia, la primera de su especie.

 

Zessa lo arrastrará hasta su terra: Kaulas, y allí lo someterá a todo tipo de torturas y castigos hasta convertirlo en alguien completamente diferente: un vampiro a su imagen y semejanza, una pieza clave en sus planes de confrontación contra el Imperio brujo de Ántico.

 

“Puede que el viento arrastre consigo todas tus penas; pero es caprichoso y cambiante. Su helada caricia también te recordará lo que perdiste. Siempre”.

1618939379.png

VELZUR